Quiénes Somos

Metodología Pikler

Para hablar de la Metodología Pikler es necesario precisar, por qué es una metodología y no un método, su valor está precisamente en que reconoce como activa y única la interacción humana, y no impone una cuestión rígida y estricta en el hacer. También es fundamental conocer quien fue Emmi Pikler para entender su mirada, su aporte y la filosofía que acompaña su trabajo.

Emmi Pikler nace en Viena el 9 de enero de 1902. Vivió su infancia en Budapest para regresar en los años 20 de nuevo a Viena donde realiza sus estudios de medicina. Se especializa en pediatría y hace sus prácticas en el Hospital Universitario de la misma ciudad, bajo la dirección del Dr. Pirquet. Fue allí, en el Hospital Universitario, donde Emmi Pikler pudo, ya, familiarizarse con algunos de los principios que luego ella misma pondría en práctica. Finalizados sus estudios en Viena, se trasladó a Trieste, donde empezó a trabajar como pediatra de familia y donde conoció al que fue su marido, György Pikler, un pedagogo progresista, que contribuyó de manera importante con su labor.

En 1932, regresa a Budapest. Con el nacimiento de su primera hija, tuvo la oportunidad de poner en práctica sus concepciones relativas a no acelerar el desarrollo, respetar el ritmo natural, confiar en las iniciativas propias del niño facilitando el movimiento y su actividad autónoma.

En 1946, el gobierno húngaro le solicitó que dirigiese una Casa-Cuna. Se trataba de un hogar para niños menores de 3 años, privados de sus padres. Este hogar, está ubicada en el nº 3 de la calle Lóczy, nombre por el cual se le conoce. La Dra. Pikler organiza los cuidados de tal modo que le permite ofrecer a los pequeños que ahí se criaban, una experiencia de vida para preservar su desarrollo y evitar las carencias dramáticas que se dan en niños que crecen en una Institución por la ausencia de un vínculo significativo.

La primera preocupación fue, de manera absoluta, el bienestar físico, afectivo y psíquico de cada bebé y la búsqueda de las condiciones óptimas para el mejor desarrollo posible de cada uno de ellos.

Además de procurar a los niños que allí vivían, una experiencia de vida que preservase su desarrollo se convirtió, también, en un ámbito de investigaciones fundamentadas en numerosas observaciones, extremadamente minuciosas, concernientes a los diferentes aspectos del desarrollo del bebé.

Tras su larga experiencia anterior, como pediatra de familia durante más de 10 años, en Lóczy, Emmi Pikler tuvo la oportunidad de profundizar en sus descubrimientos, verificarlos y enriquecerlos con la colaboración de las personas que se ocupaban de los niños junto a ella.

El estudio del desarrollo de los movimientos posturales en los niños pequeños constituye el objeto de la obra de Emmi Pikler. Una de las grandes contribuciones El Desarrollo de la Motricidad Global plasmada en su obra “Moverse en Libertad”, escrito en 1969; actualmente traducido a varios idiomas.

Los aportes de la pediatra Emmi Pikler y sus investigaciones en el instituto Loczy han entregado valiosa información en relación a los cuidados que requiere un bebé y su desarrollo autónomo. Contrariamente a como se pensaba hace algunas décadas, el desarrollo de un niño y sus capacidades depende de múltiples factores y no sólo de la estimulación proporcionados por un adulto o educador.

Emmi Pikler nos propone un nuevo modo de mirar la infancia, surge necesariamente otra idea de niño y por lo tanto otra idea de hombre.

Las nociones esenciales del pensamiento de la doctora Pikler se pueden sintetizar en:

• El valor de la actividad autónoma: El movimiento libre, la actividad iniciada por el mismo niño, el aprendizaje autónomo y la noción de competencia. Todas ellas subrayan la autonomía del niño desde la primera infancia, desde el inicio de la vida.

• El valor de una relación afectiva privilegiada y la importancia de la misma: el papel que debe desempeñar el adulto en la forma de relacionarse con el niño.

• La observación y la actitud respetuosa del adulto hacia el niño.

• La necesidad de ayudar al niño a tomar conciencia de sí mismo y de su entorno.